Saturday, November 18, 2006

Ausencia



Reducidos lectores de éste blog, pedimos las disculpas del caso, ya que hemos estado ausentes por un tiempo prolongado. En estos días volverá mi amigo y co-blogger Boris con algún posteo ateniente a nuestra infancia. Las tareas universitarias han mantenido y mantienen nuestro cerebro bastante adormecido últimamente.
Por ahora les dejo un video de Cobi, un dibujito de los años 90, de origen español, protagonizado por la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.
Bajo mi óptica era muy divertido.
Me despido en nombre de Bonzo y mío.

Thursday, October 19, 2006

El Hombre Codorniz



Hoy, volviendo luego de un tiempo largo, me voy a ocupar de mi dibujito animado preferido, del que puedo asegurar que no me perdí ni un capítulo de los que pasaron acá en Argentina.
Como verán en el video, es Doug, que trataba sobre la vida de un chico con una imaginación muyyy grande y sus problemas pseudo existenciales.
Seguramente no es muy popular, incomparable con otros en nuestro país; pero como la idea es mostrar cosas que nos marcaron a cada uno, no podía escaparle.
La historia empieza cuando Doug, con 11 años, llega con su familia (padre, madre, hermana odiosa y perro llamado Chuletas) en un auto bastante raro, a un pueblito estadounidense con el típico cartel de bienvenida en la entrada que tiene el número de habitantes.
Habitantes de colores medios raros, como por ejemplo Tito Valentino, mejor amigo de Doug, que es de color azul. El diseño y uso de los colores en la serie a mi juicio es sensacional, bastante excéntrico, el papá de Doug es naranja, la mamá rosa, y el vecino inventor junto con su esposa son violetas.
Pero siendo nosotros, yo mismo, hijos de los Simpsons, los colores de la gente en los dibujitos animados mucho no nos pueden sorprender.
Creo que una de las cosas que me gustaba de la historia era la forma en que estaba contada. Doug siempre escribía un diario personal, y los capítulos giraban normalmente en torno a las cosas que contaba ahí mismo.
Como todo protagonista buenudo de alguna serie, Doug tiene su némesis, que en éste caso es Ruffo Klotz (de color verde), el tìpico matón de la escuela, que usa campera de cuero, pero en realidad es un bueno para nada, inseguro de si mismo con cara de vómito y un gato feo, que vive en un trailer con su mamá, y que cuando la serie es vendida a Disney, es convertido en millonario, algo así como el Lex Luthor de Smallville.
En cuanto al amor, y decididamente el gran nudo de la historia para mí, Patti Mayonese, una chica rubia que cuando Doug ve por primera vez queda totalmente enamorado. A lo largo de los diferentes capítulos Doug siempre va a tener problemas para revelar a Patti sus sentimientos, y lo que es más, muchos capítulos pasan con Doug haciendo de todo para que Patti no se entere de nada.
La historia tiene un final feliz cuando Patti invita a Doug a una "cita", palabra que Bonzo relaciona con series del canal Sony.
No podemos dejar pasar el vestuario de Doug, la remera blanca, el chaleco verde, y la bermuda color claro... En un capítulo Doug abre su "closet" y encontramos que toda su ropa es la misma. Jaja. Muy bueno, me acuerdo y me río.
La imaginación de Doug es algo interminable, tiene muchos "alter-egos", entre ellos, El Hombre Codorniz, para mí el mejor, con su cinto atado en la cabeza y demás petates anti héroe. A su vez con alguna de sus personalidades imaginarias se hizo algún homenaje a por ejemplo James Bond (el agente secreto Smash Adams).
El perro de Doug, raza pp, también ha sido central en la serie, con sus acciones cuasi-humanas.
Cuando el programa estuvo en Nickelodeon, Chuletas vivía en su iglú del patio, pero luego la serie fue vendida a Disney y convirtieron la cucha en una especie de tipi indio.
Ya nombré a Tito, el mejor amigo de Doug. Tito es muy inteligente, pero no actúa como tal, generalmente se ha pasado la serie diciendo cosas incongruentes, acompañando a Doug por cualquier lado y haciendo un sonido raro por el que se hizo bastante conocido.
Por otro lado, la vestimenta de Tito, es sensacional, jaja...
Párrafo aparte para The Beets, la banda de la que todos en la serie son fanáticos, una copia-homenaje a los Beatles.
Tito tiene un póster en la pared que dice "Meet The Beets", algo parecido al "Meet The Beatles"; y el último álbum de The Beets, se llama "Let it Beet", ¿alguna referencia a Let it Be?.
Para ir cerrando, cualquiera se va a acordar del capítulo en que Doug, que iba a ir a comer a lo de Patti, se volvió loco pensando que iba a comer hígado encebollado, llegando a probar tal asquerosidad, para luego llegar a la casa de Patti y encontrarse con hamburguesas.
Si no ponía eso me iba a arrepentir, y mucho.
En su momento me identifiqué mucho con Doug, y si volvieran a pasar los capítulos de nuevo seguramente me sentaría a verlos. Para el que quiera bajarlos, he encontrado varios buscando en el Ares, y en YouTube también hay bastante, pero todo en inglés.
Son cosas totalmente distintas, y muchos van a estar en desacuerdo conmigo, pero prefiero Doug, antes que cualquier dibujito oriental.
Me despido, recordándoles que como dijo una ves la hermana de Doug, para comer hígado encebollado, tienen que convertirse en hígado encebollado.
Y recuerden niños, "el Hombre Codorniz no es un juguete".
Hasta el próximo post.

  • Mati.

  • Saturday, October 07, 2006

    Un clásico golpea manos


    Antes de empezar otro viaje quiero disculparme con nuestro acotado público por la ausencia de posteos. El motivo de tal desatención se debe a que mi compañero y co-blogger Mati está sufriendo un litigio con las empresas proveedoras de internet debido a una "desdigitalización" de la línea (???). Este posteo le corresponde a él pero dada esta situación van a tener que soportarme dos veces seguidas.

    Terminadas las explicaciones, ponemos fecha en la maquinita (que ya nos tragó 3 monedas) con toda la esperanza de caer en nuestro nostálgico destino.
    Corre el año 1997. Temporada de bolitas en el patio. Son las 12 menos 20 y mientras guardamos los útiles miramos a cada rato el reloj para no perdernos ni un segundo del capítulo de los caballeros (y esperando que no se haya atrazado como de costumbre a la época en Seiya era un pequeño gurrumín incapaz de matar una vaquita de San Antonio). Suena el timbre y la calle se inunda de motores de mochilas con carrito de escape libre que retumban mientras golpean en los escaloncitos de la vereda.
    Por fin llegamos, Cocomiel hoy no nos arruinó el mediodía y entre olor a milanesas esperamos que empiece la pelea en la casa 8 (Escorpio, y de paso el 26 es mi cumple así que acuérdense de saludarme).
    Entre todo el folklore, entre la comida de mamá y la televisión, entre las llamadas de las abuelas y el calor del mediodía lo vemos: Un tipo hace mil malabares con un artefacto que nos suena a juguete del Chavo pero que aún así no deja de fascinarnos. Es el nacimiento de un clásico: El yo-yo Magic.
    De ahí en más empieza el ritual del "papá quiero uno", al cuál el pobre hombre se niega en un principio pero se ve obligado a ceder ante las amenazas de la abuela de hacerse con el objeto para el pequeño niño.
    Este artefacto que golpeó nuestras manos. Ese con el cuál no nos salió ningún truco, ninguna pirueta. Ese que todos tenían en la mochila y la escuela tuvo que prohibir luego de repetidas agresiones. Ese que tenían solamente en Pipa's, porque en otro lado eran truchos, de esos que daba vergüenza mostrar. Ese que tuvo un hijo, que se llamó Tiki taka y un nieto Diabolo Bronco, y sobrinos Skates y Bicis Bronco que no le llegaron ni a los talones. Ese que era indispensable tener aunque no se sepa ni hacer el nudito que va en el dedo.
    El Yo-yo Magic fue el producto de un canal que marcó la infancia de la gran mayoría de nosotros. Uno de los primeros símbolos de status de nuestra vida, llegó para desterrar a figuritas, bolitas y elásticos. Duró apenas unos dos meses antes de que algo tan insolucionable como una cortada del hilito o un raspón en la tapa lo obliguen quedar abandonado en un patio, decolorándose en el sol. Los que más duraron se vieron acribillados por su primogénito, el Tiki taka (aún más peligroso) pero existen algunos sobrevivientes en cuchas de perros, quinchos y cajas de zapatillas.
    Quien sabe si algún día no volverán a reclamar la atención que les robaron.


    Bonzo

    Sunday, September 17, 2006

    Por el poder de Greyskull!!




    El verdadero y único He-Man, capaz de sobrevivir a todo (excepto claro a las remakes y a ser representado por el mismísimo Ivan Drago).
    He-man era una mezcla extraña entre un mutante matado a esteroides y la representación más escolar de nuestro descubridor Cristobal Colón. A pesar de su aspecto a veces afeminado, nuestro héroe era un macho de esos que Fox y Cartoon Network se encargaron de eliminar a cambio de figuras de dudoso gusto siempre relacionadas a chistes escatológicos y golpes accidentales.
    Solía estar acompañado por un tigre verde y amarillo llamado Gringer, el cuál con un toque de la espada-vestidor-varita mágica-elemento fálico presente en todo héroe se transformaba en Battlecat, lo que le permitía mutar de un gatito maricón a un señor tigre en un santiamén, y por los llamados "guardianes del universo" todos aparentemente muy poderosos pero al fin de cuentas simples peleles al lado del príncipe Adam, más precisamente de su álter-ego He-Man.
    Además He-Man (que a esta altura habrás dado cuenta no es ningún boludo) anda con una minita que tiene alas de pájaro, la que supuestamente le enseñó toda la cháchara del "poder de Greyskull" que se llama Teela.
    Para completar la pandilla de estos locos lindos le sumamos a Man of arms (?) un hombre biónico bigotudo con casquito y todo y Orko un fantasmita amigable con una onda tristona que estaba por casualidad junto con Gringer cuando Adam se transformaba en He-man y no tuvo más remedio que unirse para que no le hagan pagar su curiosidad con un tiro en la sien, o por qué no con una decapitada medieval de esas que abundan en el mundo de las espadas.
    Este grupete tiene que enfrentarse a las fuerzas de Skeletor, un malo a medias que hasta a veces resulta simpático, y a todos sus secuaces para resguardar la seguridad de Eternia, lugar del que Adam (He-man cuando está bien vestido) es príncipe y guardián.
    Una serie con una animación pésima pero con una intro pegadiza, con muñecos que inventaban músculos nuevos y con un sentido del humor bastante particular para tratarse de una historia de buenos y malos para niños de principios de los 90. Parte de la infancia de la generación del 82-83 al 89 diría yo, aquella que vio sobrevivir a este tipo de personajes.

    Como dirían muchas páginas especializadas "un rollo de historia"

    Bonzo

    Thursday, September 14, 2006

    En el Reino Champiñón, salvando princesas...


    Photobucket - Video and Image Hosting



    Creo que a casi cualquier persona de por lo menos nuestra edad que le diga "Mario" posiblemente le va a venir a la mente la imagen del fontanero más famoso de la historia de los videojuegos, ícono de Nintendo hasta el fin de la historia.
    El bigotudo, vestido con un jardinero, que rompe ladrillos con el puño, y escupe fuego (con ese sonidito tan particular) luego de comerse una flor, o se hace grande cuando come un hongo (alucinógeno?).
    Shigeru Miyamoto fue el creador de Mario. Que antes de aparecer en su propio juego, tuvo participación en otro clásico de Nintendo, Donkey Kong, pero con el nombre de Jumpman.
    La revolución que causó Mario, la vamos a entender mejor, si vemos que hasta el momento de la aparición de Mario, los juegos, tenían la finalidad de conseguir el mayor número de puntos, en pocos niveles; y generalmente, todos con temáticas demasiado monótonas.
    El nombre de Mario, proviene de un trabajador del edificio donde vivía Miyamoto en New York, en el cual se habría basado en su físico. El nombre del Mario real, es Mario Segali.
    En un año, Super Mario Bros, la segunda versión del juego, vendió 10 millones de copias...
    Y en total ha vendido 40 millones, sólo en EEUU...
    Se estima que, junto al Tetris (que tiene una historia muy particular, digna de un posteo) es el juego más vendido de la historia.
    Algo así como 170 millones de copias, en todo el mundo, de todas sus versiones.
    El juego dio paso a series de dibujitos animados (el que escribe tiene un capítulo en su pc), y también una película.
    Como dato al margen, desde 2003, Mario tiene su propia estatua de cera en Hollywood.
    Las limitaciones de las primeras consolas en las que apareció el juego, fueron la causa de la indumentaria de Mario. Los cartuchos que llevaban los juegos, eran de 2 megabites, ínfimos frente a lo que puede ser hoy un dvd. Las consolas, eran de 8 bits, si comparamos dejando de lado a la PS3 o a la Xbox 360 de hoy en día, a la Nintendo Nes (Nes en EEUU, Famicom en Japón, Nes en Argentina también) con la Playstation 2, ésta tiene 128 bits, una capacidad de procesamiento mucho mayor.
    Todas estas limitaciones, provocaron que no se pudieran desarrollar características que hoy veríamos básicas, como el movimiento del pelo, y la ropa.
    Por eso, en la cara se le agregó el bigote, para evitar la necesidad de las expresiones faciales, en la cabeza la gorra, por el tema del pelo, y los jardineros, para no dar tanta importancia a sus atuendos.
    Para evitar el trámite engorroso de seguir con los detalles técnicos y cosas que no le interesan a la mayoría, este humilde servidor, quiere transmitir, lo que Mario, y su hermano Luigi, junto a los personajes de los jueguitos de la saga, en fin, Mario Bros y sus continuaciones, significan para su vida.
    Tenía 5 años, cuando mi padre llegó con la caja del NES, y 5 cartuchos, entre ellos el Super Mario Bros, yo obviamente no sabía muy bien de que se trataba.
    Había tenido una consola que se llamaba Dynacom, hecha en Brasil, con corazón Atari.
    Pero nada que ver al NES, y hasta tenía el joystick tipo palanca de avión, con un botón en la punta, casi primitivo.
    Con los días, dos juegos captaron mi atención terriblemente. Uno, el Tecmo Basketball, genial; y el otro, obviamente, quién más?, Mario y sus secuaces.
    Los colores, la duración, el estilo de juego, los controles, básicos, la diversión!!!!!!!. Se podía jugar de a dos, y el juego no perdía la forma.
    Cuando era chico era muy fácil creerme Mario por un rato, y meterme en ese mundo de ladrillos flotando en el aire, hongos que nos transmiten superpoderes, tortugas con espinas en sus caparazones, princesas que claman por nosotros, y tubos que nos transportan a cualquier lado.
    Mario marcó una etapa en mi vida "videojueguística", a partir de él no pude pedir menos calidad.
    Mario marcó una etapa en la historia de los videojuegos, y valga la redundancia, a partir de él no se puede pedir menos.
    A continuación voy a poner un pequeño resumen de la "biografía" de Mario, extraído de Wikipedia:
    "Un día el reino pacifico de los champiñones fue invadido por los Koopa, una tribu de tortugas famosas por su magia negra. El tranquilo pueblo fue convertido en piedra y ladrillos, y el reino de los champiñones se fue a la ruina. La única que puede deshacer el influjo mágico de los Koopas es la Princesa Toadstool, hija del Rey Champiñón. Desafortunadamente, ella está en las garras del Rey de los Koopas, Bowser.
    Mario, el héroe venido de la superficie, escucha las llamadas de socorro de la Princesa Toadstool, y junto con su hermano Luigi se dispone a rescatarla y echar a los invasores Koopas.
    En los últimos juegos lanzados al mercado se ha revelado una gran cantidad de información extra a la "biografía" del plomero, como el hecho de que Mario no habría nacido originalmente en los EE.UU., sino que desde pequeño se encontraba en el Reino Champiñón, pero debido a sucesos relatados en el juego Yoshi's Island (Donde los Yoshis lo habrían rescatado junto a su hermano de las garras de Kamek the Magikoopa), habría acabado junto a su hermano Luigi en las calles de Brooklyn, donde se criaron hasta su regreso a Mushroom Kingdom".

    Nada más desde el Reino Champiñón, espero haber aflorado recuerdos y que les hayan venido bien...
    Hasta hoy, hasta hace unos minutos, todavía no me cansé de jugar al Mario.
    Y me siguen dando ganas de ser él, al menos un rato.

    Miren este video, si no es un hack, el tipo pasó todo eso sin morir una vez: http://www.youtube.com/watch?v=mdjD-TCgCOM



  • Mati.

  • Monday, September 11, 2006

    Bienvenidos a nuestra máquina del tiempo

    Señoras y señores, blogger e internautas, trabajadores y vendedores de historietas:
    Aquí comienza Cajón del fondo, un blogg dedicado a todas esas cosas que juntan mugre debajo de nuestras camas, en cajas de zapatos y rotas por hermanos menores, sobrinos y otros especímenes de esta realidad consumista pero que son parte de nuestros recuerdos.
    Recuerdos de esta generación del 90 a la que pertenecemos estos dos servidores. Generación menemista, de juguetes importados, videojuegos y televisión por cable. De grunge y microondas, de ICQ y Mtv.
    A todos ustedes nostalgicos y críticos de esa época tan de oro como de barro (por no caer en la grosería) les damos la bienvenida.

    Yo soy Bonzo y mi amigo Mati es a quien corresponde el siguiente posteo.
    Solamente pongan fecha, no es un DeLorean pero viaja en el tiempo


    Bonzo